top of page

Las 3 cosas sin las cuales no podés empezar una obra.

Emprender una obra de arquitectura o interiorismo, tenga el tamaño que tenga, puede ser una tarea muy compleja que involucra muchas actores y variables. Para darte una idea, tan solo remodelar un monoambiente te puede requerir un diálogo con, sin exagerar, 60 personas, entre contratistas y proveedores.


Y, si bien puede ser un proceso hermoso, requiere de 3 elementos fundamentales, sin los cuales tu día a día se puede complicar, y mucho:



1-   Un proyecto:


Como para toda transformación que queramos emprender en nuestra vida, necesitamos un plan que nos oriente, sin el cual nos encontramos ¡perdidísimas! En arquitectura e interiorismo, a ese plan lo llamamos PROYECTO.


Un proyecto no es simplemente un conjunto de dibujos y especificaciones técnicas; es el mapa que nos guía en cada paso del proceso, desde las estrategias generales del espacio, hasta las compras y la ejecución final, y es a mi criterio, el paso más importante en la remodelación de una casa.

 

proyecto casa chorizo. remodelacion

Un PROYECTO para tu casa te va a ayudar a:

  • Tener una visión clara y detallada de cómo se va a ver el espacio una vez terminado: Te va a permitir definir prioridades y avanzar estrategicamente durante la obra.

  • Planificar con coherencia estética y funcional: El resultado final del espacio va a ser proporcionado y armónico. Cada mueble, color, material va a formar parte de un todo y va a establecer un diálogo con sentido y en completa sintonía con vos y con tus necesidades.

  • Identificar y resolver problemas o situaciones futuras con anticipación. Un proyecto te va a permitir no solo visualizar el espacio en el corto plazo, sino incorporar posibilidades futuras que se vayan adaptando a los cambios en tu vida.

 

documentacion tecnica de obra



2-   Un Presupuesto de Obra


Disponer de un Presupuesto de Obra global es el paso clave para que empieces una obra que sepas puedas terminar.

 

Un buen presupuesto de obra te va a permitir:

  • Hacer las compras con seguridad, ya enfocada en lo que pueda ir en el espacio y lo que no. Empezar una obra con un presupuesto global en mano es la única forma de evitar las compra generadas por apuro y ansiedad, de revestimientos, muebles, objetos de decoración que en 2 meses vas a terminar descartando.

  • Actuar con objetividad y claridad cuando te encuentres con imprevistos y tengas que hacer ajustes a tu presupuesto.

  • Tener el número real y preciso de cuánto va a ser la inversión que necesitás hacer en el corto plazo, y que, en caso de no disponerla puedas fijar un objetivo de ahorro.

 

Al momento de armarlo, asegurate de:

  • Incluir todos los rubros, desde tareas de demolición hasta cortinas y artefactos de luz. Por más que pienses que es un rubro poco importante o superficial contemplalo; es la única forma de llegar al final de la obra sin estar recortando en las terminaciones, ¡que son en definitiva lo que vas a estar viendo y usando constantemente!

  • Optimizar proveedores/contratistas: Cuanto más productos/tareas resuelvas con la misma persona, más tiempo te vas a ahorrar de conversaciones, logística, traslados y envíos.

  • Cotizar cada rubro con más de un proveedor o contratista para garantizarte que estás obteniendo la misma calidad por menos precio.

  • Contemplar un margen por imprevistos: En las remodelaciones siempre, SIEMPRE, S-I-E-M-P-R-E surgen imprevistos. Te recomiendo estimar al menos un 8-10% y tenerlo a disposición para evitarte dolores de cabeza.

presupuesto de obra



3-   Un Plan y Seguimiento de Obra


Ya tenés un proyecto y sabés cuánto vas a tener que invertir para ejecutarlo; pero eso no es todo... el último paso clave (y que más se suele dificultar) es 1- determinar cómo va a ser el plan para que se desarrolle en el tiempo y 2- hacer un seguimiento minucioso para que ese plan se cumpla.


Tener un Plan de obra es importante porque la obra es una secuencia de tareas que dependen unas de las otras:

  • Para que instalen la bacha de cocina es necesario que la marmolería coloque la mesada.

  • Para que la marmolería coloque la mesada es necesario que la carpintería instale el mueble bajomesada.

  • Para que la carpintería instale el mueble bajomesada es necesario que el albañil colocador coloque los revestimientos

  • Para que el colocador coloque los revestimientos es necesario que el albañil arme la banquina.

  • Para que el albañil arme la banquina es necesario que el sanitarista finalice la instalación sanitaria.

Podría seguir e hilar mucho más fino, pero si no tenés en cuenta cada pasito desde antes de empezar el proceso de obra, el día a día te puede llegar a resultar muy abrumador.

 

presupuesto de obra. balance de obra

¿Cómo armo un buen plan de obra y me garantizo se cumpla?

  • Contemplá un buen margen de error: En una obra ¡todo lo que pueda fallar va a fallar!, así que asumí que vas a tener demoras en los envíos, días sin trabajar por lluvia o inconvenientes con vecinos que van demorar el avance (yo soy la reina del optimismo, pero acá si no sos realista la vas a pasar mal).

  • Hacé un seguimiento minucioso al avance de forma periódica (te recomiendo  lo hagas semanalmente) y comparalo con el plan global para estar siempre al día de ajustes.

  • Mantené un diálogo fluido con tus contratistas y charlá con ellos qué es lo que necesitan para poder entrar a trabajar. Ellos son los más indicados para asesorarte y minimizar errores.

 

remodelacion casa chorizo con techo de bovedilla y piso de pinotea



En conclusión, empezar una obra sin un proyecto, un presupuesto y un plan de obra es como querer irte hoy mismo de viaje sin saber a dónde ni por cuánto tiempo lo vas a hacer: No vas a saber qué tipo ni cantidad de ropa poner en las valijas, ni cuanto dinero llevarte; te va a costar conseguir vuelos cuando llegues a aeroparque y los vas a tener que pagar mucho más que si los hubieras comprado con anticipación, los alojamientos que consigas en destino no van a ser los mejores y no vas a tener ni idea de cómo moverte por la ciudad destino ni qué lugares visitar. El estrés que me generó escribir este párrafo no te lo podés imaginar.




Y son 3 cosas que podés pensar y coordinar vos o apoyarte en un profesional que te acompañe en cada una de las etapas. Sea cual sea tu caso, un proyecto claro, un presupuesto detallado y un plan de obra bien organizado, son 3 cosas que van a hacer que el proceso se haga fácil y no te pierdas en el caos de las decisiones diarias y los imprevistos.

 



laulib estudio creativo

Buena semana


69 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


Suscribite a mi Newsletter

Un punto de encuentro semanal en el que hablamos de arquitectura, interiorismo y diseño y que nos invita a inspirarnos y reflexionar.

bottom of page