top of page

4 puntos de oportunidad para transformar tu casa

Si estás pensando en remodelar tu casa (o si sos interiorista y estás trabajando en un proyecto para un/a nuevo/a cliente), seguramente tu primer paso haya sido buscar inspiración en alguno de los tantos sitios de referencias que tiene la web para ofrecer.


Yo soy bastante adicta a mirar arquitectura (el algoritmo de Pinterest sabe que la imagen de una cocina color pastel en mi página de inicio puede desencadenar en horas de scrolleo en el celular) pero, si bien creo que mantenernos actualizadas es importante para orientar un proceso creativo, tener tanto material a disposición puede ser un poco peligroso y llevarte a resultados forzados que no se adapten a la realidad del espacio que estás queriendo transformar.


Por eso, hoy te quiero ayudar a pensar en qué tiene tu casa para ofrecer (así como está ahora), con lo que, para mí, son los 4 puntos de oportunidad para transformar tu casa que no se pueden escapar:



Los materiales originales de la casa.

Nada más hermoso que ir a visitar por primera vez un proyecto y encontrarme con un piso de granito que, con solo pulirlo, se va a poder conservar en todo su esplendor. O estar en plena obra y descubrir que debajo del cerámico más “polémico” 😂 y económico de todo Buenos Aires se esconde un hermoso mármol. - Es muy frecuente en las obras encontrar materiales nobles (maderas, mármoles, granitos), cubiertos por otros sintéticos de aplicación rápida y económica (vinílicos o cerámicos “símil algo”, textiles, etc.).


Y sí, las remodelaciones, por definición, implican cambios. Y muchas veces esos cambios son tantos que es muy poco lo que podemos rescatar de lo existente, pero muchas otras, el sólo hecho de potenciar eso con lo que nos encontramos, (lo que está a la vista y lo que el tiempo ocultó) es un punto de oportunidad enorme 💫 que puede derivar en resultados fabulosos sin entrar en gastos mayores.



Los techos altos

Si te pregunto: ¿Qué preferís: una casa con techos altos o techos bajos? Seguramente vas a elegir la primera opción: nuestros cerebros asocian las grandes alturas de los espacios que habitamos al bienestar. Sin embargo, por más que yo vaya a coincidir 100% con vos y la neurociencia nos dé la razón, en la práctica, la mayoría de las casas con las que me encuentro con grandes alturas, las ven reducidas con cielorrasos suspendidos.


Los techos altos no sólo mejoran nuestra calidad de vida, influyendo en nuestro estado emocional 🌸 (esto solo ya podría ser motivo suficiente para elegirlos), sino que nos dan la posibilidad de incorporar nuevos usos no tan convencionales. Y este punto puede ser muy muy muy clave a la hora de diseñar espacios pequeños, donde los metros disponibles nunca son suficientes.


¿Te imaginás un dormitorio en múltiples niveles, donde tus hijos puedan pasar tardes trepando? ¿O un pequeño espacio-estudio, que vuele por encima de tu living, donde te puedas aislar 100% para trabajar? Pensar los espacios en todas sus dimensiones puede dar en miles de soluciones creativas.



Los espacios descubiertos.

Cualquier espacio exterior es un punto de oportunidad; no hace falta que sea un jardín gigante con pileta; puede ser uno bien pequeño, que hoy funcione de depósito o lavadero. Y es súper importante que les prestes atención porque pueden ser una potencial fuente de luz y conexión con la naturaleza 🌿, y estas dos condiciones son otras de las claves para generar espacios de calidad.


Siempre podemos aprovechar para abrir ventanas hacia él, para divertirnos diseñándolo con solados con formas y colores divertidos (no sé por qué pero las personas nos solemos tomar de una forma mucho menos solemne el diseño de un exterior que de un interior) y para llenarlo de las flores más hermosas y perfumadas.



Los “accidentes” de la casa.

Una mocheta que no te deja ubicar un escritorio a la pared 🙁, un desnivel que incomoda una circulación 😖 una falsa escuadra que hace el sillón no quede paralelo a la TV 😣; todos accidentes que encontramos en cada casa de este mundo y que podrían pensarse como limitantes a la hora de empezar a pensar una remodelación.


A mí me gusta pensarlos exactamente al revés. Creo que estos accidentes son lo mejor con lo que nos podemos encontrar porque, primero, son los que dan personalidad a los espacios, y segundo, porque nos desafían a encontrar soluciones creativas que potencien esa personalidad.


Una mocheta te puede dar pie a diseñar un revestimiento en madera que sirva de soporte para colgar una buena obra de arte 🎨, un desnivel puede transformarse en un pelotero para el dormitorio de tus hijos 🎉, y una falsa escuadra puede derivar en un living con geometrías cancheras que le den movimiento al diseño de tus sillones. La clave está en asumir y abrazar estos desafíos.




Te dejo un espacio en comentarios para conocerte y que me cuentes tu experiencia: ¿qué formas creativas se te ocurren para aprovechar estos puntos de oportunidad?



Buena semana ❤.

LAULIB estudio creativo

95 visualizaciones1 comentario

1 comentario


Invitado
01 ago 2023

coincido totalmente! apropiarse de los "defectos" con los que nos encontramos en los espacios a remodelar, abre un abanico de oportunidades creativas, que de lo contrario seguramente no habríamos considerado! 😉

Me gusta

Suscribite a mi Newsletter

Un punto de encuentro semanal en el que hablamos de arquitectura, interiorismo y diseño y que nos invita a inspirarnos y reflexionar.

bottom of page