top of page

Cómo encarar una remodelación con un presupuesto ajustado.

Remodelar tu casa puede ser un proceso emocionante, pero también puede resultar aterrador cuando el presupuesto es ajustado. ¿Cuánto me va a salir? Es una de las preguntas que nunca falta en el primer encuentro con cada cliente. ¡Y es lógico! Si estás por empezar tu remodelación y ya estuviste investigando algo sobre números, te habrás dado cuenta que en arquitectura e interiorismo las inversiones suelen ser muy altas en comparación a tu vida diaria. Acá la parte económica es un tema que no pasa desapercibido.


Pero, como siempre positiva, te traigo una buena noticia; y es que con una planificación estratégica y algunos consejos prácticos, es posible transformar tu espacio sin gastar una fortuna.




Hoy te quiero compartir 3 tips clave para encarar una remodelación con un presupuesto ajustado.

 



1-   Reutilizá:


Una de las mejores formas de ahorrar en una remodelación es reutilizar los materiales y elementos existentes. No es necesario que conserves todo tal cual está, pero pensar dos veces antes de desechar algún material puede resultar muy muy muy beneficioso. Este enfoque no solo te va a ayudar a reducir costos en el corto y largo plazo, sino que también va a ayudar a potenciar la identidad única de tu casa.

 

Cuando comenzamos a trabajar con María, la dueña de un departamento en Palermo que entregamos hace unos pocos días, nos contó que el principal motivo por el cual había optavo por comprar esta propiedad, y no otra, eran los hermosos pisos y revestimientos en colores fuertes y vibrantes que tenían la cocina y el baño. Sin embargo, estaba preocupada por el funcionamiento de los espacios y quería que la ayudáramos a modificarlos sin entrar en mayores costos.


Con mucha paciencia y delicadeza, la ayudamos a desarrollar un proyecto que conservaba y reutilizaba casi el 80% de los materiales que nos encontramos. Esto fue un win-win:  No solo el departamento conservó el encanto que tanto la había enamorado, sino que pudimos reducir los costos de obra en casi un 30%.


Si. 30%


Y María... ¡feliz!

 



2-    Desarrollá un Proyecto y un Presupuesto de Obra


La planificación es la mejor aliada de los presupuestos acotados. ¿Por qué? Porque pensar con anticipación y con una mirada global tu remodelación te va a ayudar a tomar cada pequeña decisión de forma inteligente. Como siempre digo, en arquitectura e interiorismo, un Proyecto es el plan que te va a guiar en tu remodelación y que te va a frenar de hacer compras improvisadas de las que después te vayas a arrepentir, o de tomar desiciónes de ejecución sobre la marcha que en 15 días tengas que deshacer porque no se condicen con la realidad.


Un buen proyecto para tu casa debería contemplar todas las variables, desde el armado general del espacio, (dónde van las paredes, puertas, ventanas) hasta dónde se va a ubicar la mesa del comedor, cómo va a armarse y qué tamaño va a tener el sillón, o dónde van a ir cada luz y toma eléctrico. A su vez, un buen Presupuesto de Obra va a contemplar tanto los materiales, como la mano de obra para cada una de las tareas que quieras hacer y estimar un remanente, de al menos un 10%, para imprevistos.


Empezar una obra con un Proyecto cerrado y un Presupuesto en mano es la única forma de garantizarte de antemando que estés empezando algo que puedas terminar.

 



3. Priorizá y Etapabilizá


Sí, es importante que definas un proyecto y un presupuesto por el total de tu remodelación, pero no, no es necesario que lo encares todo hoy. Elegí cuáles son las cuestiones que vas a querer transformar sí o sí y empezá por ahí.


¿Cuáles es mi criterio para decidir qué sí y qué no?


  • Si se trata de una remodelación, te recomiendo enfocarte en no tener que volver a entrar en obra gruesa más adelante. Priorizá demoler, levantar pisos y paredes, y realizar las instalaciones necesarias (electricidad, agua, gas, etc.). El retapizado de las sillas y el mueble de TV pueden esperar.

  • Si estás pensando en una obra más grande que implique ampliar tu casa, establecé objetivos acotados y realizables. Es muy común dejarse llevar por el “ya que estamos” y encaminarse en obras que no acaban más. Es preferible tener un espacio pequeño y bien resuelto que uno grande y sin terminar.

 

 

Remodelar con un presupuesto ajustado no se trata de salir a elegir a las apuradas los materiales y la mano de obra más barata. Ya te garantizo que desde el apuro y la desesperación vas a cometer errores. Remodelar con un presupuesto ajustado se trata, como todo lo bueno en la vida, de frenar y tomarte tu tiempo para pensar qué es lo que vas a hacer y cómo.


Porque en definitiva, no se trata solamente de reducir costos, sino de llegar a los mejores resultados, en un proceso del que puedas disfrutar.

 



Buena semana

laulib estudio creativo

38 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

留言


Suscribite a mi Newsletter

Un punto de encuentro semanal en el que hablamos de arquitectura, interiorismo y diseño y que nos invita a inspirarnos y reflexionar.

bottom of page